Balanceo lateral de brazos

Comienzan las caminatas y comienzan los esfuerzos.

Tras el análisis de estos años de enseñanza de la técnica de marcha nórdica, he llegado a la conclusión de que la falta de concentración y la falta de auto análisis por parte del alumno son los errores más comunes.

No es el error técnico lo que requiere más corrección pues en la gran mayoría de los casos cuando se plantea una modificación al alumno, esta modificación se lleva a cabo sin dificultad. Entonces ¿por qué se repite una y otra vez el mismo error?

Porque esa modificación no se asume, no hay aprendizaje. No se trata de memorizar datos ni movimientos. Se trata de adquirir consciencia de lo que nosotros mismos estamos haciendo. Se trata de prestar atención, entender, aprender y realizar lo aprendido.

Este cambio debido a la alerta sanitaria nos puede ayudar. No podemos pasar de la inactividad a la actividad sin una progresión adecuada. Ni siquiera habiendo hecho ejercicios en casa es suficiente para pasar al terreno con la misma intensidad que antes del confinamiento.

Aprovechemos para analizar lo aprendido.

Como en las clases, primero velocidad de cámara lenta, si desde la pisada hasta la posición de la barbilla están controladas entonces ya podemos ir aumentando progresivamente de velocidad e intensidad o esfuerzo.

Presta atención a cada detalle

Lección bien aprendida

Estas ultimas semanas sin duda hemos aprendido hábitos de prevención.

Qué hacemos con las manos y dónde las apoyamos o qué tocamos es hoy, un gran esfuerzo de atención.  ¿Te has parado a pensar que también son ejercicios de concentración y propiocepción?

Ya que la dinámica está aprendida … te propongo unos ejercicios para repasar tus conocimientos de marcha con bastones.

Cuando se retomen las clases el primer bloque se dedicará a estos conceptos tan importantes en nuestra vida diaria.

Daniel Chamovitz. (2019). ¿Cómo sabe una planta dónde está?. Lo que las plantas saben, (p.125). Barcelona: Ariel.